este día en tu vida


La memoria es el trazo, un camino dibujado.
Que era poco, en eso la torpeza...
Así te alejaste, y luego la nada, el vacío.
El viento en el agua, las olas y tu mirada.
A quien buscabas en tu huida, por cuál sendero intrincado se llega al alivio?
Sólo tu añoranza te inflama de encanto.
Recobrar lo perdido,
comenzar de nuevo,
y lo perdido transformado.
Tus días en un tejido,
y la voz que te dice, una y otra vez, que te levantes,
punto tras punto levantate,
y así, como los misterios de otros espacios,
tu vida renacerá.

Con tu fuego escribirás los días,
las veredas rotas te divierten, irrefrenable la sonrisa,
y el café embriagador es algo nuevo,
y los discos como apenas descubiertos,
y serás más libre para el aliento...


Los vínculos, el amor y "Las Mil y una Noches"


En un sentido y breve encuentro, fugaz pero lleno de emociones y expectativas, estuve conversando con alguien que en forma circunstancial convocaba a Cheherazada. Ocurrió entonces, que en aquella vibración, al cabo de pocos días me encontraba releyendo el libro "Las mil y una noches" en donde, como ya se sabe, las historias se van multiplicando en una riqueza imaginaria alucinante. La sagaz protagonista y heroína Cheherazada consigue con cada uno de sus relatos, noche tras noche, frenar la loca matanza de doncellas que llevaba adelante el rey Chahriar. Esto lo hacia porque le garantizaba al rey traumado no volver a padecer nunca más el despecho y la traición. Método extremo, cerrado, delirante, por cierto.
Es así como comenzó esa serie cruenta de matanzas sistemáticas y diarias. Entonces allí aparece, de pronto, Cheherazada. Una genia, la heroína.
Los personajes, por demás emotivos y ricos, tienen características y personalidades bien distintas que sin embargo se convocan y sostienen.
La figura del traicionado sumergido en el dolor y resentimiento, el trauma y la parálisis vital. Esta carga lo lleva al crimen y la destrucción de cada nueva realidad, de cada nueva jornada. La vida pasa a ser un dramático y pequeño espacio donde desaparece el gesto revocador y liberador. Desaparece la creatividad. En la otra actitud, representada por Cheherazada puede representar la vocación y necesidad de existir siendo para el otro una presencia única, diferente... embriagante misterio. Si no fuera por su noble y altruista empresa, cosa que la hace maravillosa, digna redentora, no saldráa de una clásica histeria.
Desplegar el destello fascinante de un relato que da y genera deseo. Vivir es como relatarse.
Y cuando hay deseo hay motor en la vida, se camina, se llega para empezar algo nuevo y así se crece.

Es entonces que Cheherazada ama y se reinventa. Ante la posibilidad (y su motivadora certeza) de lograr que en ese personaje estrecho y herido, a quien la ceguera lo deja afuera de alternativas, sea justamente ella, la que pase a constituirse como puerta, salida, camino, se entusiasma decidida en su propósito. Su fascinante seducción puesta en cada relato, relatos que quedan palpitando por una continuidad, reconstituye la apertura de una vida que sin eso se transforma necesariamente en rutinaria, por no decir traumática.

Hay acaso dicha más grande que encontrarse sumergido en un vínculo que llene y abra nuevos horizontes día tras día, donde el erotismo, la amistad y el lazo de expectativas se constituyan en códigos de alegría y superación?
Inexorablemente cada uno necesita a alguien. Un otro u otra interesante, claro.
Hay que ser selectivos sino se estropea el camino propio, no se crece ni evoluciona.
Por ahí va arrimando lo que todo el mundo busca, busca con lucidez y sinceridad.
Eso que llamamos amor.

La mejor canción





Al verte sonreir, al verte llorar, resistiendo...
Al verte tropezar, caer y levantarte otra vez....
Al verte pensar, sentir, mirar y saber extrañar...gracias.
Al verte con tanta vida, buscando y queriendo... y poder recordarte, gracias !
Espero que si te pienso te acerco, como la magia de la ilusión que jamás abandona
Esperarte, otra vez, y todo el tiempo ...
es la mejor canción.




Fotos de la tarde



Ya comienza anochecer y el tiempo se esconde entre mis manos.
Cuanto cielo sobre los miedos, cuanto silencio aliviando.
Y ahora me sorprendo escribiendo. Libreta y lápiz, el muslo como escritorio.
Sentir esa frágil esencia que a todos gobierna,
ese círculo remarcado de haber nacido,
sin haberlo sabido ni premeditado.
Nos nombraron de ante mano.
Ya no es tanto de quién y para qué,
ya es sólo estar vivo,
el decirlo, al pronunciarlo
los ojos se abren y brillan buscando un reflejo,
y al esperarte y verte todo tiene sentido.
Tu cercanía que nunca desaparece, por que nada es vivir si sólo fuera esperar para ir a enterrarnos...
Vivir es sentir y esperarte, y así, aunque los inviernos vuelvan crueles,
aunque la aridez deje mi piel rasgada,
aun así, saber que estás, allí... latiendo, viviendo y esperando abrazar.

Veo las fotos. Una a una va escribiendo lo que imagino, y te veo. Que alegría...!







Día y noche te nombro vida



Aturdido, en medio de la niebla, su camino se hacia incierto.
Día tras día, noche tras noche, todo el tiempo la agitación interna no cejaba.
Ya casi exhausto atinó a recostarse al borde, sobre una blando pastizal. Quedar dentro o afuera no lo preocupó más, aturdido allí se detuvo.
Cerrar los ojos, sentirse frágil, en ese punto no le atemorizó, ya no le importó.
Y como ocurre cuando se relatan los sueños sin dudar si son reales, creaciones fuera del tiempo, fuera del espacio lógico, en ese deseo aceptado, en derroche de fantasía generosa, construyendo lazos que nos vuelven existentes en toda dimensión, a cada hora, en cada instante... un susurro se adueñó de su conciencia... tenues sonidos de minúsculos seres se abrieron a sus oídos. Grillos, chicharras y pájaros llenaron sus percepciones. Embriagante viento sonando entre los árboles, danzando con la hierba... y su conciencia se sumergió, en ese todo la nombró. En aquel nombre quiso su amor.
Con ese sentir y destino, el deseo de reencontrarla. Entonces la vida se adueña de los sentidos, la locura de serenidad, la respiración restablece el ritmo y el corazón late, uno tras otro, el corazón late... misterioso recuerda su nombre, recorriendo el cuerpo, recuperar el sentido, un regalo haber nacido y saber que existís.


Los sonidos fueron chispeantes, la brisa caricias, metáfora de su misterio un nombre que contenga.
Sin estorbos, abre los ojos y respira, vida.


En tu tiempo



Festejá el presente, sonreí con interés,
llamá, avisá, timbrá, decí quien sos...
lava tu cara con agua fría y salí a encontrarte con tu vida,
desenredá tu deseo,
inventá tu camino,
y no tengas miedo, verás el mundo transformarse con tus pasos,
tu vida siempre está.

Camino Cafayate-Salta, Argentina

Dejando la tierra de muy buenos vinos, zigzagueando como norma, el camino es infinito, impresionante, inmensidad por donde se mire...
algunas fotos del camino desde Cafayate a Salta.... más de 170km para respirar y llenarse de quietud y escuchar los sonidos del silencio, sin otra música que distraiga...
Luego fue llegar a Tilcara en nuevos caminos inolvidables...
Elegir sólo algunas fotos es una tarea difícil, a pesar del buen café, y del carnaval de anoche, ese aquelarre encantador...














Camino de Tafi del Valle a Cafayate (1-mar-14)

Viajando todo el tiempo, nuestra vida es un verdadero viaje, con recorridos tan diversos, de dimensiones tan extrañas por momentos...
Nuestro país es un inmenso espacio para llevarnos a recorrer... y allí afuera, en cada valle, desierto, mar y llanura nuestro espíritu se refleja, como en un espejo encantador nuestro yo se reconoce...
Los viajes, una clave, no la única, llenos de encanto y mágia para develar nuestro sentir y misterioso camino... el vivir.
Los viajes graban huellas en el alma, llenas de claves de vida.
Siempre es bueno salir ... recorrer... recordar
No puedo olvidar y te busco en cada momento, hasta verte pronto juntos en nuestro viaje.



















intuición en letras

Apenas bastó ese encuentro para ya no poder olvidar,
la percepción lleva a saber, y el saber nunca se termina.
Sin embargo algo comenzaba.
En un arrebato, en ese progresivo encantamiento, no dejaba de redundar su nombre.
La noche se hizo de prisa,
las sombras arrastraban ideas de olvido,
escribiendo letras una y otra vez su nombre aparecía,
Cuando un nombre se vuelve imán el alma se forja en emociones.
Será acaso que el saber no premiaba su lógica..?
es realmente el vacío donde la intuición goza..?
Como en un ritual de magia, donde la esperanza deja cualquier certeza,
así se inflamaba su querer, sin reclamos.
Sonríe a tu experiencia, agradece tu vida, y no esperes más, la foto decía.
Mientras algo se movía, como siempre imperceptible, intuible, fascinante, la tranquilidad también palpita...

Así, su deseo sostenía el recuerdo,
la memoria era una danza,
en silencio se abrían nuevas luces,
los caminos mostraban el color de la tierra,
y oculto de la vista de los sabios,
con alegre pudor,
día y noche,
no dejaba de imaginar con su nombre.



Hacia la tormenta. Fotos de ruta




Camino al mar, las nubes fueron envolviendo.
Fue un túnel de fuerte plomo y verde esmeralda.
Algunas fotos mientras pude, antes del diluvio...

las nubes color plomo fueron literalmente maravillosas, como el alma rebelde de los que no pueden más, y esperan renacer una y otra vez, siempre,
sin cejar,
sin morir,
solo intentarlo una y otra vez...
vamos almita...! arriba..!!









a la mañana sigue todo bien, 
como ayer, 
como en un sueño me sumerjo y están todos los que veo y escucho y recorro desde sus vidas.